Valle d’ Aosta es una de las regiones  más especiales de nuestra península, italiana
 “Esta es una tierra de prados, bosques , valles verdes y blancos que hacen de esta, una zona encantadora y mágica.

Para continuar nuestro recorrido interesante en el Mont Blanc, Courmayeur, se deben conocer también  sus tradiciones culinarias para descubrir el gusto por la buena comida que ofrece este territorio rico. Basadas casi exclusivamente por l productos locales, que provienen de su riqueza natural : los pastos y la caza

La gastronomía de esta área está estrechamente vinculada a los diversos acontecimientos históricos y  los productos valdostanos son muchos y variados, muy sabrosos y conservados por siglos, con ligeras modificaciones debido a la mejora de las condiciones socioeconómicas, la comida se caracteriza por los antiguos productos locales, incluyendo el Fontina, el tocino, ternera, castañas y polenta y todo está preparado GGI “grasa”, o enriquecido con mantequilla y queso.

Provienen de los pastos y de la crìa de animales en la libertad de los campos, los quesos típicos de esta región: el fontina, la DOP Fromadzo, el Réblèque, Seras y las cualidades de muchos otros.
Justo de el típico queso,  fontina, tenemos un plato de influencia francesa : la fondue. Este plato, aunque  pone su éxito en la cremosidad del queso, combina ingredientes como la mantequilla y los huevos también en contraste con preparaciones similares de países vecinos.

Platos de carne  mantienen la tradición de la caza y la preparación de Francia: guiso de caza silvestre, la carne en carbonade hecha bajo sal y crocida en el  vino tinto y las chuletas.
 
Hay que mencionar también algunos de los  jamónes  particularmente deliciosos como Jambon Brosses, y la fragante y dulce Manteca Arnad DOP,  perfgumado con hierbas aromáticas. Los valles de la región se prestan muy bien para el cultivo de las manzanas y las peras y las abejas que produce una miel de excelente calidad y aromáticas.