El Salento se conoce como el talón de Italia, se extiende al sur de Apulia, entre el Mar Jónico al oeste y el Mar Adriático al este. El encanto de Salento se saborea en 15 km de costa, desde el cabo de San Gregorio  aTorre Pali, con cinco marinas: Torre Pali, Pescoluse, Posto Vecchio, Torre Vado y San Gregorio, estas son las playas de Leuca. Tan diferentes como para ser únicas por su belleza y características, donde se alternan dunas y acantilados bajos.

Si usted está en el aeropuerto de Brindisi, es bueno hacer una parada en el Lecce, capital de Salento, esta es una ciudad de gran encanto, y ciertamente puede ser considerada como una de las capitales del arte barroco, que aquí asume originalidad y esuberante arquitectura. Carlos V, la  doto de murallas para defenderse de los constantes ataques de los piratas turcos que amenazaban el Salento.

 Las Maldivas del Salento

Las Playas del Salento

Para llegar a la costa jónica, hacia estas magníficas playas puede tomar el tren para la localidad de Salve, su puerta de entrada., Las playas de Salve han sido objeto de una protección por la Unión Europea, ya que lo garantiza la Bandera Azul 2010. Aqui en Salve, encontramos Torre Pali, una de varias torres construidas por Carlos V, después de la invasión de Otranto por los turcos. Bajando todavía  por la costa  se encuentra Marina de Pescoluse, pueblo conocido como “Las Maldivas del Salento”, llamada asi por los colores del mar y la finisima arena, una de los favoritas por los turistas por la ausencia de los acantilados.

 Luego esta Torre Vado, este lugar es famoso por sus manantiales, desde sus acantilados brotan manantiales de agua dulce fresca donde se puede sumergir para disfrutar de un efecto de remolino. Aquí las playas son de acantilados bajos y oscuros  y el mar no es profundo. Finalmente, Torre de San Gregorio, un antiguo puerto Messapico,  este es un pequeño rincón de paraíso, donde lingotes planos se alternan con piedras finas cerca de la orilla, sus aguas regenerantes son sólo una de las incontables cualidades  de estas  playas de rocas. Los pescadores pueden explorar sus aguas no contaminadas, repletas de peces, erizos de mar y mariscos.

Para llegar en avión el aeropuerto más cercano es Brindisi, después de 110 kilómetros de distancia se encuentra Salve, puerta de entrada a la costa jónica, donde  se puede llegar en tren y bajar en Ruggiano un pueblo de Salve. Nos espera  una porción del sur de Italia entre las más bellas   para disfrutar de unas vacaciones de relax y contacto con la naturaleza.