Edificio magistral que debido a su complejidad no tiene precedentes en la historia del arte, la última catedral del mundo moderno pronto será visitada por el Papa.

Gaudí, brillante arquitecto modernista la quería construir desde 1874 a pesar de que el trabajo comenzó en 1882. Como casi todas las obras arquitectónicas de la iglesia, también esta se construyò con las aportaciones de los fieles, para los cuales contribuir significaba  expiar sus propios pecados:  falsa teoría de la Iglesia Católica. Seguramente todavía es considerada una  construcción sin iguales, una  verdadera obra maestra de la arquitectura gótica medieval.

Cuando la vi por primera vez, aún rodeada de los normales andamios de una obra en construcción  me impresionò  increíblemente,  puedo decir que es simplemente fabulosa, como una visión, realmente única. Investigando más a fondo, descubrí con mi sorpresa, que para Gaudí era su obsesión, hasta el punto que él mismo no dudo en pedir limosna en las calles cuando las cajas de los fieles estaban vacías, ahora después de 128 años no ha sido terminada completamente.

El método de construcción de Gaudí fue absolutamente original, sorprende  su fachada llamada la “Gloria” por Gaudí como él dijo, que la Gloria es la luz, la luz da alegría y la alegría llena el espíritu, no casualmente esta fachada está dirigida a Sur, bañada por el sol durante la mayor parte del día. La torre principal de 170 metros, se dedicó a Jesús, 4 torres a su alrededor en forma de pináculos de colores dedicada a los apóstoles Santiago, Bartolomé, Tomás y Felipe. Luego está la fachada del nacimiento sóla a ser completada por Gaudí, esta conmemora el nacimiento y la adolescencia de Jesús.

Un obra extraordinaria, una verdadera celebración de la naturaleza, llena de simbolismos  paganos también, ingeniosamente combinados por Gaudí, que se inspiró por la naturaleza y la religión para obtener su aplicación. Una cosa es segura de que seguirè investigando sobre Gaudí y sus obras … .a la próxima!